Cómo elegir el aceite correcto para tu vehículo

Encontrar el aceite perfecto para tu vehículo parece ser un trabajo sencillo. Cualquier aceite lubrica y todos son básicamente del mismo color, sólo hay que verter un poco en el motor y listo, ¿verdad? Incorrecto.

Los motores de los automóviles están diseñados generalmente para cierta cantidad y un tipo específico de viscosidad. El aceite correcto coincidirá con
tolerancias determinadas del motor, lubricará las galerías de manera correcta y ayudará a enfriar a un ritmo mesurado.

¿Por qué entender esto es tan importante? Si cambiás las instrucciones dictadas por el fabricante, estás cambiando los estándares de como el aceite se mueve y trabaja. Estos cambios pueden llevar a un mal funcionamiento y daños en el motor, que incluso podrían llegar a la inoperancia.

El desafío, para encontrar el aceite adecuado, existe ante la desconcertante variedad disponible en el mercado. Hay diferentes paquetes de aditivos, viscosidades, aceites para vehículos de alto y bajo kilometraje, otros para mayor vida útil, y bueno, la lista sigue y sigue.

El mejor lugar para iniciar el proceso de selección se encuentra en el manual del propietario. Ahí, podés encontrar qué tipos de aceite son los mejores para tu vehículo de acuerdo a su kilometraje, el tipo de manejo que realizás y hasta la temperatura ambiente. Aquí te ayudamos a entender lo demás:

1. Buscá que esté certificado por API
Los aceites de calidad están certificados por el Instituto Americano de Petróleo (API por sus siglas en inglés). El sello de Certificación API, conocido también como “Starburst”, indica que el aceite cumple con la normativa vigente para la protección del motor. Por lo que la mayoría de fabricantes de automóviles, estadounidenses y japoneses, recomiendan los aceites con este sello de certificación.

2. Tomá en cuenta la viscosidad
La viscosidad es un parámetro importante a la hora de elegir un lubricante. Es una manera de medir la gordura de un líquido, o su resistencia a fluir. La viscosidad del aceite debe ser la apropiada para cada temperatura ambiente. Por ejemplo, si el aceite es demasiado viscoso cuando el motor está frío, no circulará por su interior. Y si es muy poco viscoso cuando está caliente, no proporcionará la protección adecuada a las piezas del motor.

Optimizar la viscosidad de un aceite está en el mejor interés del conductor. Ya que contribuye a maximizar la eficiencia energética, al tiempo que evita el desgaste innecesario de sus componentes. Ya sea que el motor pida un aceite con viscosidad de 10W-30, o 20W-50, lo importante es verdaderamente seguir al pie de la letra el manual del fabricante.

3. Fíjate en los paquetes de aditivos
El aceite no es simplemente aceite. Así como sucede con muchos alimentos y productos, los fabricantes le agrandan diversos productos químicos y minerales para cambiar la forma en la que funciona el aceite dentro de tu motor. En el aceite de alto kilometraje, por ejemplo, se puede añadir un mayor nivel de agentes anti-desgaste, inhibidos de corrosión y acondicionadores de sellado para obtener el máximo rendimiento posible.

Es importante que te fijés en qué le estás metiendo a tu carro exactamente. Hay minerales y químicos que podrían arruinar por completo el funcionamiento de tu motor. Siempre es mejor consultar a un especialista.

En AUTOPITS, recomendamos el uso de aceite PENNZOIL. Ingresá la información de fábrica de tu vehículo en esta página  y te recomendará cuál podría ser el aceite ideal para tu motor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 506 2522-7555

SERVICE CENTER